Factoring Argentina

El factoring en Aregntina ha tenido gran potencial en los últimos años, debido a que en países con mercados de capitales poco profundos y con fallas de mercado, poder obtener un crédito para mantener una empresa es restringido. Esto sucede, a causa de la falta de garantías para respaldar las operaciones, lo que genera una intensa búsqueda de fuentes de financiamiento accesibles para los empresarios.

Algunas cifras del año 2000 de muestra que se realizaron operaciones por alrededor de 1800 millones de dólares, lo que representó un aumento del 21% respecto del año anterior.

En el 2006 el monto fue equivalente al 0,2% del producto interno bruto, contra porcentajes máximos del orden del 0,6% en el año 2000.

En el 2007 el sector productivo seguía sin desarrollarse por completo encontrándose en proceso de recuperación de las consecuencias producto de la crisis. Sin embargo a partir de ello se decía que Argentina tenía un importante potencial de crecimiento.

Un estudio del año 2011, realizado por la Universidad Nacional de Cuyo arrojo que nada más 9 entidades bancarias brindaban el servicio de factoring en el país, lo que representaba solo el 14% de la plaza bancaria.

En enero y febrero del año 2019, BICE factoring consiguió aumentar de manera interanual su apoyo a las pequeñas y medianas empresas y a las cadenas de valor mediante el factoring, con un volumen de negociación de al menos $2.165 millones. El factoraje aplicado sirvió como una herramienta fundamental para financiar el capital de trabajo y reforzar la cadena de pagos de las empresas.

En el primer bimestre las colocaciones financieras totales de BICE superaron en 193% el monto con respecto al primer bimestre en el año 2018, cuando habían ascendido a $737 millones.