Factoring en Ecuador

El término de factoring en Ecuador surgió en el año 1984, cuando la primera institución inicia sus operaciones para financiar facturas de empresas que vendían sus productos a plazos, en base a un contrato privado entre las partes.

Toda empresa que desee iniciar un proceso de factoring en Ecuador primero debe de estar sujeto al marco legal y cumplir con las diversas leyes estipuladas, éstas son:

• Ley General del Sistema Financiero y del Sistema de Seguros y Orgánica de la Superintendencia de Bancos y Seguros No.26702; Ley No.122.


• Ley de Regulación Económica y Control del Gasto Público, publicada en el Suplemento del Registro Oficial No.453, de 17 de marzo de 1983.

• Resolución de la Superintendencia de Bancos No.83-514, de 9 de noviembre de 1983, que contiene el Reglamento para las compañías sometidas a la vigilancia y control de la Superintendencia de Bancos.

A medida que ha pasado el tiempo las empresas de factoring se han hecho presentes en Ecuador, generando un aporte al PIB de un 1,5 y 1.25 % ayudando a la producción del país

La entidad financiera con mayor extensión en la prestación de servicios del factoring es el banco de Guayaquil, ya que ha trabajado con al menos 400 grupos empresariales dando un total de 1200 empresas, estimando aumentar cada año el movimiento monetario por la compra de facturas.

Corpei capital también presta servicios de factoring en Ecuador desde el año 2011 a 45 empresas. Moviendo en el año siguiente USD 5 millones por la compra de facturas.

Pedro Galvis vicepresidente del Banco Guayaquil
Fuente: https://www.clave.com.ec/

Según Pedro Galvis vicepresidente del Banco Guayaquil el sector agrícola es el que más usa el servicio del factoring, en enero del 2019 el Ministerio de Agricultura dialogó con industriales y productores, para cumplir con una pago a los trabajadores pertenecientes al gremio de cañicultores, uno de los productos financieros que se uso fue el factoring electrónico, que permitiría realizar pagos a los proveedores de las empresas para brindarles liquidez, en un plazo de 72 horas, una vez emitida y autorizada la factura del productor.